sábado, 8 de agosto de 2009

SILLÓN DE DESPACHO


Este sillón se había deteriorado bastante y faltaba que entraran los albañiles a casa para que su aspecto fuese deplorable. Como se ve en las fotos comencé a desarmarlo, a quitarle el pulimento con la Multi Dremel. Después le cambié las cinchas del asiento que estaban desgastadas. Después mucha lija y preparado para darle la pintura. Escogí un blanco marfíl, después le dí con betún de judea y la transformación fué espectacular. El tapizado fue en raso verde de unas cortinas que mi hija me dió(yo reciclo todo), y forré las seis sillas del comedor, (quitar, lavar y poner); las cortinas del comedor y aún me queda para lo que se me presente. También para el sobre de la mesa de despacho que va con el sillón.


No hay comentarios: