viernes, 20 de agosto de 2010

LA LUZ QUE DEJA VER


Entre la floresta y el descampado

hay dos mundos que se baten en silencio.

Un mundo de sol sin amparo,

donde la vista se ciega

y comienza un ardiente desconcierto.

La lengua se acartona,

sus muecas suenan a quejidos,

y la honda respiración

cruje ardorosamente

retorciéndose en crepúsculo rendido.

El mundo de la luz, tamizada,

atraviesa sus brazos pardos.

Las aves envían cánticos de ensueño.

Los animales,

viven ansiosos picoteando

y mordiendo brotes nuevos.

La lluvia, su sangre enciende y

se agolpa para abrigar en sus entrañas

el regocijo de la despensa,

para libar con celo

el néctar que los sustenta.

Tu mundo es mi mundo,

que yo sigo acariciando.

MadoMago

No hay comentarios: