domingo, 30 de septiembre de 2018

MANOS VACÍAS (plegaria)



MANOS VACÍAS

En una esquina de la vida
nací manchada de culpa.
Más tu aliento me redime,
quita mi zozobra y me alienta.
Quiero Señora,
que vengas conmigo
bajo éste azul inmenso.
Te llevaré por los caminos
que pisan mis pasos en silencio.
Quiero sentirte.
Quiero verte una mirda....,
una sonrisa.
Y de mis ojos correá una lágrima.
Y una saeta
saldrá de mi garganta.
El tic-tac del reloj no suena.
Los segundos se paran.
El tiempo, ocioso, se embelesa
en el bronceado aire de la mañana.
Señora, sola, soy un nombre
y entre la gente me pierdo.
Si te suplico, Señora,
no me respondas con el silencio.
Hazme fuerte y firme,
resuelta y sin miedo.
¿Ves mis manos?
Están vacías de actos buenos.
Las utilizo, para manipular
objetos diversos y para ensombrecer
la nívea hoja de éste cuaderno.
Quiero Señora..
que busques en el almacén del cielo,
un alma pura, un corazón
noble, sin rencores ni desafectos.
¡Quiero estrenar un alma nueva
en éste burdo cuerpo!.



 

No hay comentarios: