miércoles, 18 de agosto de 2010

LA CELADA (PARA EL CARMOLÍ)

Ebrio de Mar
y de mareas.
De tomillos
y romeros.
El Monte
aguarda tu regreso.
Cela noche tras noche,
tu lugar enamorado;
derrama sobre tu manto
una cosecha de estrellas,
que escogió con mucho cuidado.
Ebrio de sol
y de mañanas azules.
De levantes
y de aromas de rosas.
Tiñe de verdes
las tierras ocres y pedriscosas.
Cual falda voluptuosa,
ondean en el aire sus flores:
azaleas, geranios, margaritas
y petunias multicolores.
Sapica sus pies de roca
la sal y gracia de la espuma;
y ese espejo de plata
que, de celos, levanta heridas.

MadoMago

No hay comentarios: